Phantom Dust sería la puerta de entrada a la retrocompatibilidad con la Xbox Original