Ya no somos jugadores, nos hemos convertido en beta testers