Xbox Series X: Ejemplo perfecto de potencia y contenido