XBOX One está diseñado como una supercomputadora