Un viejo enemigo a las puertas, la piratería