Tokyo Gameshow 2013, nada nuevo desde oriente