Cuando la imitación es obscena y cómica, Thief of Seas es un buen ejemplo