El autor de The Witcher cree que no se pueden comparar los videojuegos con la serie