¿Merece la pena seguir reservando o comprando juegos de lanzamiento?