Según un desarrollador las nuevas consolas son absurdamente potentes