Según Phil Spencer los ataques a Xbox Live estas navidades sirvieron para aprender a mejorar