La realidad virtual sigue sin ser importante para Project Scarlett