Reservas limitadas, realidad o publicidad