El productor de Tekken 7 insiste en que Microsoft y Sony permitan el cross-play