Asistimos a la presentación de Assassin’s Creed Odyssey: un evento con patada espartana incluida