Podemos olvidarnos de emuladores de consolas exigentes en Xbox One