El nuevo Call of Duty promete y Glen Schofield está loco por enseñarnoslo