Microsoft, una auténtica mina de oro para los indies