Microsoft reconoce tener que trabajar más