Microsoft quiere zanjar el tema de las resoluciones