Microsoft evalúa con cuidado el futuro de Rare