Major Nelson y Adam Boyes de Sony muestran cómo los fans de las consolas rivales deben comportarse