Los sonidos de los enemigos en The Evil Within se han realizado con comida