Los números que demuestran que la retrocompatibilidad sí es necesaria