La próxima generación será 100% digital, el formato físico morirá