La inversión por los juegos exclusivos de Microsoft es firme