Un nuevo juego se suma al programa de retrocompatibilidad en Xbox One