Jade Raymond apuesta por más narrativa