Immortal Unchained o cómo un título mediocre puede divertir más que el mejor AAA del año