Análisis de FAR: Lone Sails


FAR: Lone Sails es un videojuego de exploración y aventura desarrollado por la compañía suiza Okomotive. El nombre de la compañía no será un dato menor a la hora de adentrarse en el análisis del juego.

Nacido como un título exclusivo para Steam, FAR: Lone Sails hizo su entrada silenciosa al mundo de las consolas de videojuegos en el mes de abril de 2019, y fue gracias a la prensa especializada y los usuarios que pudo posicionarse como creador de un género hasta el momento inexplorado: el de CONTEMPLACIÓN.

A todos nos ha sucedido alguna vez que, mientras recorríamos una antigua tienda de libros, encontramos en un anaquel perdido y bajo una densa capa de polvo gris, una joya de la literatura, un libro que nos sorprende, nos impacta y que nos provoca una sensación de vacío cuando su fin se aproxima. Exactamente eso es lo que causó en esta analista el FAR: Lone Sails: un verdadero viaje de introspección y encuentro con uno mismo. Los invito a navegar juntos entre el mar de letras de la presente review.


Apartado Técnico

Si hay algo que caracteriza a los suizos es su precisión y justamente ello es lo que ha catapultado a sus relojes como los mejores del mundo. Tal vez FAR: Lone Sails se convierta en el “reloj de pulsera” de los videojuegos, posicionando a los suizos en el podio de la creación de un nuevo género de juegos.

El título incluye un modo único de juego: una travesía por un mundo post-apocalíptico en un vehículo absolutamente particular: el OKOMOTIVE. La empresa desarrolladora bautizó al protagonista mecánico del videojuego con su propio nombre y le otorgó un lugar central para el desarrollo de la historia. En cuanto a los controles, los mismos son sumamente sencillos e intuitivos y basta con completar un pequeñísimo tutorial inicial para zambullirnos de lleno en la historia. En relación a los menús, los mismos resultan de fácil comprensión para el usuario y basta con los ajustes mínimos para que la experiencia sea todo lo agradable que se puede esperar de un juego. La única particularidad que presenta en FAR: Lone Sails es que el usuario no puede decidir en qué momento desea guardar el avance logrado y continuar más adelante sino que depende del auto-guardado que el videojuego ofrece de modo pre-establecido.

El Okomotive

Como les anticipé algunos párrafos más arriba, este particular vehículo es mucho más que un simple medio de transporte terrestre sino que, para el protagonista de la historia (un personaje pequeño y coloradito, con sombrero y capa, y fuerte y veloz como el viento) resulta ser su hogar, lo único que parece quedarle en el mundo después de que el apocalipsis arrastró todo a su paso…en definitiva resulta ser su “norte”.

El okomotive funcionará contra viento y marea e irá mejorando sus prestaciones y adicionando funciones a medida que avanzamos en la historia…pero atención: así como nuestra supervivencia depende del okomotive, su vida útil depende enteramente de nosotros. A fin de no arruinar la experiencia de los usuarios evitaremos spoilear acerca de lo personal que el vehículo resulta en la experiencia jugable pero sí podemos adelantarles que si lo observan con atención descubrirán interesantes detalles que permiten vislumbrar algo del pasado del protagonista de la historia…y por qué no de nosotros mismos.   

Análisis de FAR: Lone Sails


Jugabilidad

La empresa Okomotive se dispuso a desarrollar un juego de contemplación y disfrute pleno del entorno que nos rodea. A partir del uso de cinco colores: rojo, blanco, celeste, negro y gris, apelará a las emociones de los gamers, creando una irreproducible sensación de nostalgia. Nuestro viaje por lo que queda de lo que alguna vez fue nuestro mundo se desarrollará a diferentes horas del día, presentándose adversidades a medida que cae la noche y todo se vuelve negro. El clima dinámico será el combo perfecto para la experiencia: la copiosa lluvia teñirá todo de gris y la melancolía deberá calmarse refugiándonos en lo que nos queda de “casa”: el Okomotive. Como la empresa suiza sabe que los jugadores no se conforman con la simple contemplación nos ofrece pequeños desafíos, puzzles de ingenio que deberemos resolver (unos más simples que otros) para continuar nuestra travesía.

Asimismo, la recolección de objetos (que servirán como combustible) será otra de las tareas encomendadas a nuestro personaje para poder seguir adelante con nuestro viaje. El RT y el LT serán nuestro zoom, creando un interesante efecto al poder ingresar y egresar constantemente del Okomotive, con los cambios en los efectos de sonido que ello implica. La excelencia en el apartado gráfico se complementa con un majestuoso apartado de sonido: los efectos variarán de acuerdo a si nos encontramos dentro o fuera de nuestro vehículo…el sonido de la lluvia combinado con una banda sonora que dará que hablar son el condimento perfecto para este recorrido en el que, contradictoriamente, estamos solos pero no tanto…ES UN ENCUENTRO CON NOSOTROS MISMOS.


Duración

Respecto de este punto es el que más controversias generará pues resulta ser lo PEOR y lo MEJOR del juego, todo a la vez. El videojuego puede culminarse en tres horas y media, lo que hace de él una experiencia sumamente intensa pero de brevísima duración. No obstante ello, obtener los 1000G requerirá de mayor paciencia y observación, por lo cual el tiempo estimado anteriormente será insuficiente, siendo necesario duplicarlo para alcanzar el objetivo.

Sin embargo, pretender extender la duración impactaría negativamente en los usuarios pues resulta sumamente satisfactoria la posibilidad de empezarlo todo de cero… ¿Cuántas veces deseamos poder arrancar nuestra historia otra vez para poder hacerlo mejor? FAR: Lone Sails nos otorga esa posibilidad y no podemos desaprovecharla.  


Conclusión

Okomotive ha sabido crear algo más que un videojuego: FAR: Lone Sails resulta una experiencia de vida. Si bien la historia detrás del juego está pre-escrita, cada usuario tendrá la posibilidad de pre-escribirla de acuerdo a sus vivencias personales y a lo que quiera ver durante el viaje.

La empresa desarrolladora creó un corto dentro de un videojuego, una fábula de la que cada uno de nosotros podrá extrae la moraleja. El recorrido está lleno de dificultades, como la vida misma, y no dependerá de las circunstancias sino de qué estás hecho el modo en que las resuelvas. ¿Hacia dónde nos dirige el viaje? ¿Es nuestro destino lo que nos espera? Vale la pena completar el recorrido. ¡¡¡Están todos invitados!!!

Análisis de FAR: Lone Sails
Análisis de FAR: Lone Sails

FAR: Lone Sails es como encontrar un libro cautivante perdido entre los polvorientos estantes de una antigua tienda. Esta pieza lanzada al mercado de Xbox es sin duda una experiencia que merece ser vivida por aquellos sedientos de nuevas emociones. Intenso, desafiante, introspectivo...CAUTIVANTE por donde se lo mire.

Puntuación del editor:
0
8.5
Cautivador

Lo Mejor

  • Historia
  • Banda sonora
  • Calidad gráfica
  • Precio

Lo Peor

  • Duración
  • Poca dificultad
  • Errores mínimos en el volumen
9 Apartado Técnico
9.5 Jugabilidad
7 Duración
Facebook Twitter E-mail
Anahí

Abogada. Docente. Esposa. Mamá. Fanática de la tecnología y de los videojuegos. Coleccionista de Funko Pops. Apasionada de la lectura. Amante de los gatos.

Buscar

Generic selectors
Coincidencias exactas
Buscar en título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Search in pages
Filtro por categorías
Actualizaciones
Análisis
Análisis Windows 10
Aplicaciones
Avances
Comunicados
Destacada
E3 2019
E3 2020
Editorial
El Rincón del Lector
Entrevistas
Exclusiva
Gamescom 2019
General
Guías
Hardware
Juegos
Mods
Multimedia
Nota de Prensa
Noticias
Ofertas
One Opina
PC
Podcast
Retrocompatibles
Slider
Sorteos
Tiendas
Xbox Game Pass
Xbox Live
Xbox One
Xbox One X
Xbox Scarlett