El Gobierno de España se acerca a la industria del videojuego.