El éxito de Killer Instinct como reclamo para otras licencias