El enemigo silencioso, Valve