El coste de fabricación de XBOX One
pondría de manifiesto el exceso de Kinect