Disparan con armas de fuego en la casa del CEO de Sega