¿Será Destiny 2 el primer caso de cláusula de paridad gráfica impuesta por el marketing con Sony?