Desde Reino Unido se contradicen las previsiones