El futuro de Dead Rising es esperanzador