Los desarrolladores de Egress creen que la CPU es un cuello de botella para Xbox One X