11 años después, Burnout Paradise cierra sus servidores