Ars Technica admite un error en su estudio de la retrocompatibilidad