Análisis de Vesta

La llegada de Vesta, de nuevos juegos realizados en España, me llena de “orgullo y satisfacción”. Más en estos momentos en los que no hay mucho dónde rascar, o lo más triste, grandes estudios consagrados de nuestro país, y con presupuestos y plantilla mayores, dan palos de ciego con fórmulas interesantes pero mal ejecutadas en la práctica, cómo el caso de Mercury Steam y Raiders Of The Broken Planet. Me refiero a él por haber llegado a las plataformas de sobremesa y PC, tal y como ocurre con el juego que vamos a analizar. Por ello, cuando surge un estudio pequeño, un indie, y llegan los chicos de FinalBoss Games, con un jueguecillo tan “cuki”, tan correcto y bien acabado, también con sus peguillas pero pocas, cómo os vamos a contar, pues oye, gusta. Y Vesta nos ha gustado.

La historia de Vesta es la de la supervivencia de la humanidad. En un futuro lejano la Tierra se ha visto empujada a un éxodo hacia lejanos planetas, con la intención de que la población se reduzca a niveles más razonables. Un grupo de pioneros abandonan su hogar, con la voluntad de encontrar un nuevo planeta, terraformarlo, y poder empezar de cero. Para ello construyeron la nave Unicorn, la cual cómo podréis adivinar, tiene la particular forma de asta en espiral del fabuloso animal.

Vesta

La trama se narra al estilo cómic, entre capítulos.

Esta nave se “clava” en el planeta asignado de forma permanente, comenzando la terraformación. El planeta fue graciosamente nombrado “OPS”, y una catástrofe biológica llevó a casi la plena extinción de toda su población. Casi, pues la pequeña Vesta despierta al comienzo de la aventura en el Jardín, y pronto la unidad de Protocolo de la Unicorn, “BOT”, le pondrá en situación. La audaz chica no estará sola para moverse por las instalaciones en busca de respuestas, “DROID”, una gigantesca unidad robótica de combate, estará junto a ella. Ambos se moverán por unas instalaciones dónde la mayor amenaza no es en sí los enemigos que la Inteligencia Artificial de la nave ,”MUM”, nos suelta al paso, si no los escasos recursos energéticos de la nave, lo que nos obligará a dosificarlos de ingeniosas formas.
Apartado Técnico
El juego sabe entrar por los ojos con una paleta de colores no muy variada, pero si acertada que lo hace agradable a la vista. La presencia del fluido energético de color verdoso de la Unicorn, nos acompañará durante la totalidad de la aventura. Los escenarios dan la sensación de ser iguales, con ligeros cambios en su diseño, ubicación de trampas, interruptores y enemigos. El mapeado de texturas empleado en ellos tarda bastante en sufrir alguna variación que rompa esta sensación de monotonía. Es ya avanzados en el tercer y cuarto capítulo cuando apreciaremos unos tímidos cambios en la textura del suelo o ya algo más diferentes y notorios cómo en el capitulo final, dónde al encontrarnos más cerca de la superficie, la nave está poblada de vegetación.

Destacar la suavidad y estabilidad en la tasa de cuadros por segundo (lo hemos probado en Xbox One X). Aquí, el estudio indie afincado en Lérida, han realizado un gran trabajo. Si hubiera algo que reprochar en el apartado que estamos evaluando, destacaríamos dos problemas principalmente: la opacidad del escenario y el “timing” en algunas acciones. En determinados momentos parte de la estructura de las instalciones de la Unicorn “tapan” parte del escenario, enemigos o personajes, lo que complica un poco las cosas, de forma muy puntual, y es que aunque podamos mover la cámara por encima, pensamos que si parte del entorno se pusiera transparente, cómo en juegos cómo Diablo y Path Of Exile, sería de agradecer. En cuanto al “timing” se ha detectado que en ocasiones, cuando Vesta monta sobre los hombros de “DROID” y éste la lanza, sucede que pasan algo más tres segundos en ejecutar la acción. Afectando, esto si, de forma más negativa a la jugabilidad.

Vesta

La parte narrativa nos deja momentos muy ingeniosos.

La parte sonora cuenta con una rítmica y suave melodía, algo reciclada durante el juego, la cual cambia también en las fases finales. No posee voces de ningún tipo, salvo las habituales exclamaciones cuando somos alcanzados por algún enemigo o fallamos el salto. Llega con dos opciones de idiomas en sus textos, inglés y castellano. Recalcar de forma muy positiva sus simpáticos diálogos, con guiños culturales y hasta políticos, en boca de algunos robots Pnj´s que nos encontraremos dispersos y casi desmantelados por la nave y que ayudan a desarrollar la trama.
Jugabilidad
Cooperación. La palabra que debe acompañaros durante todo el juego. Y es que Vesta y “DROID” deben colaborar para lograr avanzar. Ella utiliza su brillante intelecto para activar interruptores y leer archivos a modo de lore. El robot sus servomotores para las tareas más pesadas, tales cómo mover cajas o “inhabilitar” enemigos con su lanzacohetes. Pocas veces la escasez de recursos energéticos a movido tanto una nave cómo lo haremos aquí, en Vesta. El juego mezcla de forma muy imaginativa plataformas con puzzles, siendo principalmente éstos los que llevan el motor de su bloque jugable. La mecánica es sencilla: en cada fase debemos de activar y desactivar interruptores y enemigos, sustrayendo y añadiendo fluido energético de unos a otros, con el handicap de que sólo podemos llevar tres unidades de energía en nuestra mochila.

Podemos desplazarnos con la mochila llena a nuestras espaldas, activar interruptores que abran puertas o que conecten plataformas, desactivar drones enemigos para luego, con su energía, activar otro interruptor…hacedlo cómo os dicte el ingenio, pero al final de cada nivel, al ascensor de salida se debe llegar bajo una condición inamovible: llegar ambos protagonistas y Vesta debe ir siempre con tres unidades en la mochila.

Vesta

Al final de cada nivel debemos de ir provistos de la energía necesaria para poder activar el ascensor.

Cómo os la ingeniéis es cosa vuestra, y la clave del desarrollo del juego y sus puzzles. Hay niveles más sencillos que otros. Así cómo otros más amplios y extensos (no mucho más), en los que entra en juego la verticalidad, lo que da a su jugabilidad un interesante empujón. En estos mapas puede haber uno, dos o hasta tres “checkpoints”, por si la suerte no nos acompaña. Os recomendamos una ligera exploración al principio de cada nivel, hasta dónde éste lo permita, para empezar a movernos en consecuencia.
Duración
Nos ha sorprendido muy gratamente la duración del juego, para ser un indie. Estos juegos, por lo general, no son demasiados longevos, y es que en este caso estamos hablando de que tiene una extensión bastante considerable. El título consta de 4 capítulos, divididos en 9 actos, siendo el último siempre un enfrentamiento con un jefe final. Estos enemigos no suponen ningún desafío, ya que a su patrón base, le va sumando otro más, sucesivamente, que ni resulta difícil ni emocionante, siendo estos enfrentamientos casi un “descanso” tras estrujarnos las neuronas en niveles anteriores.

Si hablamos de tiempo, el juego nos ha durado 15 horas. Hay que decir que si volvemos a pasar por los niveles, sabiendo más o menos la rutina de mecánicas y activación de interruptores, patrones enemigos y pasamos de buscar y recolectar sus “secretos” (piezas insustanciales que, salvo el Logro de rigor, no aportan nada más) descendemos hasta unas nada despreciables 10 horitas aproximadamente.

Vesta

Los niveles superiores suponen un mayor desafío.

El juego una vez pasado no presenta ningún tipo de aliciente para ser visitado de nuevo, así que podemos llegar a recomendar que la localización de secretos la dejemos para una segunda vuelta, a fin de fijarnos por nosotros mismos algún tipo de aliciente. Una excusilla para volver a acompañar a la pequeña Vesta y su compañero “DROID” por las instalaciones de la Unicorn.
Conclusión
Nos gustaría felicitar, de forma sincera, a FinalBoss Games por su primer título en solitario. Tras colaborar en otros proyectos cómo Zenith de Infinigon Games, Vesta supone su ópera prima, un juego con una marcada personalidad, tanto cómo la de la pequeña y deslenguada protagonista. Un juego recomendable para todo tipo de jugadores, y especialmente a los amantes de los puzzles y plataformas, pues nos va a reportar horas de brillantes y ocurrentes mecánicas jugables, dónde la cooperación es la clave para progresar.

*Gracias a FinalBoss Games por habernos cedido el material necesario para realizar esta review.

7.7
Recomendable

Lo Mejor

  • Suave y estable framerate.
  • Visualmente llamativo.
  • Recomendable para todo tipo de jugadores.

Lo Peor

  • Algunos fallos puntuales de cámara y "timing" que afectan a la jugabilidad.
  • Poca variedad de entornos y enemigos.
8 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
8 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Juanma

Picoteador de juegos. Acólito del Padre Spencer. Feligrés de la Iglesia de Redmond. Xbox One cómo hogar y Xbox Live cómo el ecosistema a defender.

Deja una respuesta

Análisis de Vesta

por Juanma tiempo de lectura: 6 min
0