Análisis de ToeJam & Earl: Back in the Groove!


Aquellos jugones de la época de la Sega Megadrive se acordarán de este simpático dúo alienígena que aterrizó en la consola japonesa a principio de los años 90, y que se convirtieron por derecho propio en una de las referencias de la década para el público más infantil. ToeJam era el delgado de tez roja, con tres pies y mucho flow. Flow que no le faltaba tampoco al regordete y con mucho apetito alienígena amarillo llamado Earl. En 2015  HumanNature Studios, la compañía fundada por uno de los creadores ToeJam & Earl (Greg Johnson), se apresuró a anunciar que estaban trabajando en revivir la saga y crearon un Kickstarter para tal fin. Aunque consiguieron el mínimo necesario para sacar adelante el proyecto, no consiguieron suficiente para lanzar el juego en todas las plataformas. Adult Swim se unió al proyecto para editarlo y retrasaron el juego.

En 2018 por fin se anunció la versión para Xbox One pero volvió a retrasarse y para total desconcierto, Adult Swim se desvinculó de la edición del juego. Pese a toda esta ristra de cambios y retrasos, HumanNature se las ha ingeniado para autoeditar el juego, y de hecho han comunicado que el actor Macaulay Culkin -has leído bien- ha sido el productor ejecutivo del juego. Ya que según sus propias palabras “ToeJam & Earl es literalmente mi juego favorito de todos los tiempos”. Podemos sospechar que sin este curioso ángel de la guarda, ToeJam & Earl: Back in the Groove! hubiese tenido muy pocos visos de salir en consolas.


Apartado Técnico

ToeJam & Earl: Back in the Groove! no tiene unos gráficos de ensueño ni los buscan. Se centran en recuperar la esencia colorida de sus antecesores, y créeme que lo consigue. Se basa en niveles isométricos en forma de islas, que se crean proceduralmente. Todo lo que hay en cada nivel, tanto humanos como objetos, también es creado aleatoriamente, haciendo que cada partida que empieces siempre sea única. El diseño de los personajes es muy fiel a los ToeJam & Earl de los 90, con su estilo gamberro y funky. Las animaciones son bastante simples pero siempre derrochando su particular flow.

Los tiempos de carga entre niveles son una pizca desesperantes, sin llegar a ser nada excesivamente grave. Aunque es curioso que la simple carga inicial al menú de inicio llega a tardar bastante más que la carga entre niveles. Técnicamente el juego se mueve bien y no encontramos bugs ni fallos a destacar en nuestras horas de juego.

El apartado sonoro nos retrotrae a esa época dorada de los videojuegos, y nos embelesa con sus ritmos soul, jazz y hip hop interpretados por el músico Cody Wright. Cabe destacar que no tiene mejoras para Xbox One X, y que dispone de subtítulos en castellano.


Jugabilidad

En ToeJam & Earl: Back in the Groove! debemos buscar unas piezas de una nave para volver a nuestro planeta Funkotron. Para tal fin podremos elegir entre 6 personajes con diferentes características y ventajas, más otros tres personajes desbloqueables. A medida que vayamos jugando, iremos ganando experiencia para mejorar las características de nuestro personaje y nos sea más fácil andar por esos niveles repletos de horripilantes humanos.

Y es que saber que hace cada tipo de humano es primordial para avanzar de forma segura. Hay humanos que nos ayudarán, como el sabio que nos dirá para qué sirven los objetos que vayamos encontrando o nos dejará subir nuestras características si disponemos de la experiencia necesaria, y hay humanos que nos entorpecen, que nos robarán o incluso que tratarán de atacarnos…

El control es bastante simple e intuitivo. Nos moveremos con el stick izquierdo a la velocidad que pueda moverse nuestro personaje, y lo único que podremos hacer será usar el botón de sigilo para no llamar la atención a los humanos que estén cerca, buscar por los arbustos, las casas y el mobiliario que encontremos en el nivel, y una búsqueda de área, que es bastante útil y rápida, si no hay humanos cerca…


Buscar objetos será también fundamental, ya que muchos artilugios serán tan originales y estrambóticos como prácticos. Encontraremos desde patines con propulsores para ir a toda velocidad, como un objeto que te transportará directamente hasta la pieza que se encuentre en el nivel donde estés. Las piezas de la nave pueden estar en cualquier nivel, y algunas veces en rincones poco accesibles. Para llegar a ellos, lo mejor será probar cada cachivache que encuentres, para saber exactamente para qué sirve.

Para ascender a otro nivel será necesario usar los ascensores, pero cuidado. Algunos ascensores serán una trampa y te bajarán al nivel anterior. Si caes o algún humano te tira de la isla, también bajarás un nivel. Así que mucho cuidado ya que es difícil subir, pero muy fácil bajar.

Otro de los alicientes de ToeJam & Earl: Back in the Groove! son los minijuegos que vas encontrando a medida que vas avanzando por el juego. Hay puertas dimensionales que te llevan a fases secretas, y humanos con su flamante radiocassette que te retan a marcarte un ritmo original o seguir el suyo. Con el dinero que vayas encontrando o el que ganarás en estas pruebas, también podrás comprar objetos.

Todo está muy bien pensado para que siempre tengas cosas que hacer en el este ToeJam & Earl. A veces nos atascaremos en algún punto al no encontrar una pieza o no saber cómo llegar hasta ella. Pero sabiendo bien para qué sirve cada objeto (hay hasta 60) sólo tendremos que buscar el propicio o comprarlo para superar la fase.


Duración

Como buen juego de exploración de un mundo que se genera proceduralmente, la duración es bastante incalculable, ya que siempre podrás empezar una partida completamente nueva. Pero cada partida hasta que consigues todas las piezas puede durar una media de 3 horas de juego. Esta puede ser más según el nivel de dificultad. Hay 4 niveles, de los cuales, los dos últimos hay que desbloquearlos. Otro detalle que amplía las horas de juego es que hay hasta 9 personajes, todos tienen sus ventajas que hacen que jugar con ellos sea bastante diferente en cada caso.

Además todas esas bondades cabe destacar que ToeJam & Earl: Back in the Groove! se puede jugar acompañado por un amigo a pantalla partida en local, y hasta con 3 amigos si se juega online a través de Xbox Live.

Algo que multiplica hasta el infinito la diversión de este particular juego, ya de por sí alocado. Si eres de las personas que te gusta desbloquear todos los objetos, personajes, dificultades y sacar todos los logros, la duración crecerá exponencialmente.


Conclusión

Los chicos de HumanNature Studios han conseguido revivir de una forma fiel a ToeJam & Earl. Los fans de la saga se sentirán de enhorabuena al poder jugar de nuevo con estos dos grandes e icónicos personajes de los años 90. Pero los no tan fans y los que no conocían para nada a los alienígenas más groove de las pistas, no verán en ToeJam & Earl: Back in the Groove! un producto muy apetecible.

El ir en búsqueda de las partes de la nave tratando de esquivar a los humanos que te encuentres, puede resultar bastante simple y anticuado. Hay fases en las que tu personaje va corriendo y solo tienes que usar literalmente un botón. Y en los retos musicales, si les quitas los ritmos pegadizos que le dan algo de chispa y gracia, sólo te quedan las mecánicas ya vistas en muchos juegos de repetición de ritmos.

Por eso es más un juego para los nostálgicos de ese tipo de juegos clásicos noventeros, que un juego que llame la atención de nuevos jugadores.

*Gracias a HumaNature Studios por proporcionarnos el material para la review. 

6.3
Solo para nostálgicos

Lo Mejor

  • La vuelta de ToeJam y del bueno de Earl
  • Los niveles procedurales funcionan muy bien
  • El ritmo funky se te pega enseguida
  • Muchas opciones para jugar cooperativo

Lo Peor

  • Si no eres fan puedes perder fácil el interés
  • Carga del menú muy larga
  • Técnicamente se queda corto
4 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
8 Duración
Gaizka

Jugón, youtuber, rolero, comiquero, cinéfilo empedernido, intento de actor de doblaje y "Billano".

Análisis de ToeJam & Earl: Back in the Groove!

por Gaizka tiempo de lectura: 5 min
0