Análisis de Peaky Blinders: Mastermind



Hace algún tiempo el mundo de las series se encontraba varios peldaños por debajo del mundo del cine, y es que las series eran consideradas productos de menor nivel. Sin embargo, desde hace unos años y gracias sobretodo a la proliferación de las plataformas de streaming estamos siendo testigos de una enorme cantidad de series con un valor de producción que supera con creces muchas estrenos taquilleros.

Una de las series más populares de los últimos años es sin duda Peaky Blinders, serie que narra como la familia Shelby y su banda desarrollan sus actividades criminales en la ciudad de Birmingham en los años 20. Desde su pequeña casa de apuestas hasta llegar a la alta sociedad, Peaky Blinders nos cuenta una historia de crimen organizado ganadora de varios premios.


  Síguenos en Google News

Aprovechando el gran éxito cosechado por la serie, el estudio FuturLab nos trae Peaky Blinders: Mastermind, la primera adaptación de la licencia a los videojuegos. El juego, que sirve como precuela de la serie, nos narra los primeros coletazos de los Peaky, que se tienen que enfrentar a una conspiración que intenta eliminarlos de un plumazo. Estamos ante un título de estrategia muy fiel a la serie donde el tiempo y la cooperación entre personajes es clave para superar los niveles que conforman la aventura. ¿Será este Peaky Blinders: Mastermind una buena adaptación de la serie? Vamos a verlo.


Apartado técnico

Tal y como hemos comentado anteriormente, la historia de los Peaky Blinders tiene lugar durante los años 20, y en este sentido hace un trabajo sensacional a la hora de recrear esta ambientación. Mastermind no se queda atrás, y es que el juego recrea a la perfección algunos de los escenarios que veremos habitualmente en la serie, con un estilo y una cámara muy particular. El pub Garrison, la casa de apuestas de los Peaky o las calles de Small Heath serán algunos de los escenarios que visitaremos durante nuestra aventura.

Peaky Blinders: Mastermind 2

Al igual que ocurre con los escenarios veremos el mismo nivel de recreación en los personajes jugables, y es que cada uno se moverá y actuará de una manera única que explicaremos en el apartado de jugabilidad. Pese a que el juego no contiene escenas cinemáticas animadas si que veremos continuamente imágenes tipo comic o cartoon para desarrollar la historia con una calidad digna de mención y que por supuesto enamorarán a los fans de la serie.

Si nos centramos más en el aspecto del rendimiento del juego, pese a que el juego tiene una tasa de fotogramas por segundo bastante estable, lo cierto es que en momentos puntuales de la aventura sufriremos unas ralentizaciones bastante molestas que nos impedirán ser precisos a la hora de controlar el tiempo, especialmente cuando tengamos en pantalla a varios personajes realizando acciones de manera simultanea.

Peaky Blinders: Mastermind 1

La banda sonora del juego también será un guiño a los fans, y es que continuamente escucharemos melodías que van en consonancia con la serie de televisión. El juego no contiene ningún tipo de voz, pero llega totalmente traducido al castellano, lo que sin duda es un gran punto a favor. 


Jugabilidad

Peaky Blinders: Mastermind es un juego de estrategia y puzles, y que se fundamenta sobre dos pilares fundamentales: la cooperación entre personajes y el tiempo. Sobre este punto quizás puede haber algunos fans de la serie que se sientan decepcionados, y es que la licencia quizás se adapta más a otro tipo de juegos como podría ser un Mafia o un GTA. Sin embargo la base jugable del juego funciona bastante bien, y es que Mastermind es un juego muy divertido.

Peaky Blinders: Mastermind 3

El juego está compuesto por 10 niveles que nos llevarán a desenmascarar una conspiración que tiene como objetivo acabar con los mismos Peaky Blinders. Encontraremos una curva de aprendizaje que si bien es cierto nos enseñará muy bien las mecánicas del juego lo cierto es que es demasiado lenta, y es que provoca que el juego de verdad comience bien entrados los niveles de la aventura, algo que resta duración al título.

Una familia llena de recursos

Tal y como os hemos dicho anteriormente, la cooperación entre los miembros de la familia Shelby será fundamental para avanzar en Mastermind, y es que cada uno de ellos podrá realizar una serie de acciones únicas. Por ejemplo, Thomas Shelby podrá convencer a ciertos NPC para que nos ayuden pasando a ser personajes jugables durante un período de tiempo, mientas que Polly será capaz de sobornar guardias para que dejen de patrullar o forzar puertas con una ganzúa. 

Peaky Blinders: Mastermind 4

Junto a ellos dos tendremos a Arthur y su capacidad de pelear; Finn y su habilidad para robar y atravesar huecos pequeños; John y su afición a incendiar cosas; y Ada y su habilidad para susurrar a los guardias y distraerlos. Esto nos obliga a coordinar las acciones de dos o más personajes para avanzar, y es que con un personaje solo no llegaremos lejos en Mastermind. Este factor por si solo nos llevará a pensar muy bien nuestros movimientos, pero en combinación con el otro pilar del juego, el tiempo, nos hará repetir más de una vez nuestras acciones.

Rebobina y sincroniza sin parar

El tiempo será el elemento en el que se sustente el transcurso de las misiones, y es que tendremos un tiempo límite para superar todos los niveles del juego. No solo tendremos tiempo para completar las misiones, y es que ciertos objetivos como hablar con un determinado personaje o cortar un camino tendrán su propio limite temporal, lo que hará que le tengamos que dar prioridad a las acciones de un personaje o personajes determinados.

Peaky Blinders: Mastermind 5

La representación del tiempo y las acciones de nuestros personajes las veremos en la parte inferior de la pantalla como si de pistas de audio se trataran, y es que de esa manera veremos como y cuando se desarrollan las acciones de nuestros personajes. Esta será nuestra principal herramienta a la hora de resolver los puzles que nos plantea el juego, y es que adelantando o atrasando el tiempo podremos ver como esas “pistas de audio” se relacionan entre ellas. 


Duración

Como ya hemos dicho anteriormente, Peaky Blinders: Mastermind está compuesto por 10 niveles que completaremos en unas 6 horas si jugamos en la dificultad estándar. Sin embargo, os recomendamos que juguéis la aventura completa en el nivel díficil, que oculta la mayoría de ayudas y convierte el juego en una experiencia aun más satisfactoria y que os podrá llevar las 10 horas fácilmente.

Peaky Blinders: Mastermind 6

Para aumentar la vida del título también podremos volver a completar los niveles buscando lograr una mayor puntuación y buscar una serie de relojes de bolsillo escondidos por los niveles y que actúan como coleccionables. Si buscamos completar el juego al 100% necesitaremos en torno a las 15 horas


Conclusión

Como amante de la serie de televisión cuando me enteré de la existencia de este Mastermind lo cierto es que sentí una gran cantidad de hype al poder hacerme a los mandos de la familia Shelby. Pese a que como he dicho la mayoría de fans hubiera preferido un título estilo Mafia o GTA, lo cierto es que la base jugable y el trato de licencia son fantásticos

Los únicos problemas que se le pueden achacar al juego son algunos fallos de rendimiento en momentos puntuales de la aventura y una curva de aprendizaje demasiado suave, que convierte la primera mitad del juego prácticamente en un tutorial constante. Obviando estos dos puntos estamos ante un título muy divertido y que sin duda hará las delicias de los amantes de la franquicia y de los títulos de estrategia y puzles. Juego muy recomendado que llega al precio reducido de 24,99 euros.

7.5
RECOMENDADO

Lo Mejor

  • Digna precuela de la serie
  • Puzles y control del tiempo
  • Sus personajes y habilidades únicas
  • Su modo difícil, todo un reto
  • Precio reducido de 24,99 euros

Lo Peor

  • Pequeños fallos de rendimiento
  • Curva de aprendizaje demasiado lenta
  • Te decepcionará si esperabas un Mafia
7 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
7.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Juan Lorente

Abogado de profesión y amante de los videojuegos desde que probe Street Fighter II en un Commodore Amiga.

Deja una respuesta