Análisis Doodle God: Ultimate Edition

Hace poco mas de 6 años llegaba la primera versión de Doodle God, un juego que daba sus primeros pasos en dispositivos móviles iOs . Con el paso de los años la franquicia Doodle ha evolucionado, añadiendo mas contenido en sus entregas, llegando a toda clase de dispositivos y sistemas operativos, hasta terminar siendo el juego de puzzles y lógica que conocemos a día de hoy.

Con mas de 185 millones de descargas en dispositivos móviles y un largo historial de premios a sus espaldas, la compañia JoyBits, afincada en San Francisco, conocida por sus múltiples juegos en las distintas plataformas móviles, da el salto a la consola de Microsoft con Doodle God: Ultimate Edition, siendo esta la primera entrega que pretende hacerse un hueco entre los usuarios de Xbox One.

Doodle Good: Ultimate Edition nos resulta muy adictivo y fácil de jugar, ya que el único objetivo que tenemos es la elaboración elementos sin cesar. Mientras vayamos descubriendo los ingredientes que construirán nuestro planeta, nos aparecerán una serie de creaciones en la pantalla, que nos bonificaran con una pequeña recompensa de Maná si logramos acertar con la mezcla correcta. Vamos a hacer de dioses un rato…

Apartado técnico

Doodle God es un juego que no va a atraer a nadie por sus cualidades gráficas, tampoco es algo que pretenda o busque. Con lo que ofrece, le sobra y le basta, pero si que echamos en falta un poco de animaciones cuando generamos elementos. La instalación de los nuevos materiales en el mundo, se muestran de manera muy simple y podrían haber sacado un poco mas de partido a la consola de sobremesa incluyendo algunos efectos más resultones. No obstante el trabajo de ilustración está conseguido, colorido y lleno de vida. De la misma manera que comentábamos que no busca destacar en lo gráfico, tampoco en cuanto a sonido. Una melodía de base, acompañada de efectos sonoros repetitivos en cada una de las creaciones, donde una voz en off nos sacará de la rutina con algunas frases en ingles.

Algo que nos ha sorprendido mucho, es el poder jugar a Doodle God: Ultimate Edition en segundo plano, es decir, podemos tener cualquier otro juego ejecutándose en nuestra Xbox One que no se cerrará Doodle God. Un ejemplo: Imaginad que estas en la sala de espera de cualquier Shooter Online, mientras empieza la partida, vais al menu de Xbox One y seleccionáis Doodle God. Acto seguido el amigo del LIVE os avisa que empieza la partida que estabas esperando, vuelves al menú principal de Xbox One, seleccionas el juego que previamente habíais iniciado y… ¡Sorpresa! El juego se inicia justo donde estaba, como si de una pausa se tratase.

Jugabilidad

Doodle God: Ultimate Edition consiste en crear el Mundo tal y como lo conocemos, para ello nos tendremos que poner al mando del ser todopoderoso y mezclar toda clase de elementos, para conseguir otros que servirán para crear otros y esos otros para crear otros que posteriormente crearan otros… Y si, el juego es básicamente esto, pero no por ello tiene por que ser malo, lo que pasa es que cuesta digerirlo en una consola de sobremesa. Como si de un libro de recetas se tratase,  tendremos distintos grupos que albergarán toda clase de elementos en su interior, pudiendo “cocinar” cosas tan lógicas como Lava, mezclando Fuego y Tierra. Solo tendremos que escoger 1 componente de cada una de las 2 páginas que consta nuestro libro , pudiendo repetir cualquiera de los elementos.

En el libro se irán añadiendo todos elementos que consigamos, mezclado unos con otros con un sinfín de posibilidades que, con el paso del tiempo nos costará horrores encontrar las mezclas necesarias, para continuar fabricando nuestro maravilloso mundo.

No tenemos ningún personaje en pantalla que podamos controlar, ni ningún enemigo al que vencer, solo nuestra paciencia, que os aseguro que la vais a necesitar, después de intentar fusionar elementos cual Alquimista. No obstante, la satisfacción de conseguir desbloquear toda clase de ingredientes, se verá reflejada en nuestro bonito planeta, recreando un pedazo de historia en diferentes lugares del mundo, acompañada de frases celebres que han dejado huella en la historia de la humanidad. 

Al principio tendremos muy pocos materiales que combinar, apenas los 4 elementos de la tierra y nos costará mas bien poco esfuerzo obtener un resultado satisfactorio, pero no todo es tan fácil como parece. Cuando tengamos mas de 140 combinaciones posibles a nuestro alcance, no nos quedará otra que recurrir a las Pistas que nos ofrece el juego. Las Pistas nos ayudarán mostrándonos el camino correcto para fabricar elementos nuevos entre los distintos grupos.

Acabaremos mezclando elementos al azar con la esperanza de obtener algún resultado - ¡Comparte!    

Podremos usar las pistas tantas veces como queramos, pero cada vez que hagamos uso de ellas, una cuenta atrás nos obligara esperar para poder usarlas. Si somos impacientes podremos comprarlas con el Maná que ganaremos terminando Misiones,Objetivos o participando en Torneos Online, aunque el juego también ofrece una tienda donde a base de micro-transacciones, conseguiremos Maná por unos cuantos euros. Lamentablemente, recurriremos a las Pistas constantemente, siendo fundamentales si queremos resolver los distintos episodios y misiones que nos propone el juego , aunque otra de los opciones es rastrear en Google la composición del elemento que buscamos. Podríamos bautizar al juego, con el permiso de los de JoyBlitz, como Google God.

Al modo Juego Principal, que consta de 4 Episodios que desbloquearemos en función del número de elementos que consigamos crear,  se unen otros modos de juego como las misiones, Artefactos, Puzles o Torneo, siendo este último una experiencia Online donde competiremos contra jugadores de todo el mundo, intentando hacernos un hueco entre los mejores y conseguir magnificas recompensas para el juego.

Los objetivos de las misiones nos dejan un sabor agridulce, ya que, si bien es cierto que se aparta un poco de la creación de nuestro mundo y nos plantea una historia totalmente distinta, no hay ningún tipo de penalización por fallar en la misión, si fracasas, puedes deshacer la combinación que desencadeno el error e intentarlo de nuevo sin perder absolutamente nada.

El único enemigo que tendremos en Doodle God: Ultimate Edition, será la paciencia - ¡Comparte!    

Una vez te pones manos a la obra, te das cuenta que el juego está pensado para dispositivos táctiles, donde las combinaciones con un simple toque en la pantalla son mas fáciles que movernos entre los distintos grupos con los sticks analógicos, siendo estos un lio que nos complicará la vida si no tenemos un poco de memoria. Digo esto por que no hay ningún indicador en pantalla que te diga las combinaciones que ya has hecho para no repetirlas una y otra vez. La única manera, es ir al catalogo de creaciones y memorizarlas, lo cual hace que la memoria y concentración sean un factor importante en este juego.

Las misiones tendrán un toque de imaginación, al mas puro estilo juego de ROL.


Duración
La duración la pondrá cada jugador, poniendo a prueba sus conocimientos y su paciencia. No hay que olvidar que Doodle God nació para ser portable en nuestros dispositivos móviles, pasado el rato mientras tomas un café, esperas al tren,  estas en la cama intentando conciliar el sueño o en la taza del baño esperando a que se te duerman las piernas.

Las partidas tienen objetivos por cumplir, pero nada mas allá que un generador de elementos que puedes detener en cualquier momento para continuar en otra ocasión.

Conclusión

Doodle God: Ultimate Edition es adictivo hasta decir basta, dando la motivación necesaria, poniendo a prueba tus conocimientos y tu paciencia. Un juego donde tendremos que tirar de nuestra memoria y lógica, pero acabaremos usando el recurso fácil en forma de pistas, siendo estas un aliado indispensable si no queremos pasarnos un buen rato probando suerte, entre las cientos de combinaciones posibles.

El modo Online le da un plus de entretenimiento, pudiendo hacer partidas muy rápidas y amenas contra otros jugadores, a la vez que desconectamos del empacho de combinaciones al azar. Pero seamos realistas, es un juego que esta pensado para un público determinado, concretamente el de los smartphones, donde este género gusta mucho entre los fans. Aún y así agradecemos que en JoyBits arriesguen con esta apuesta en las consolas de sobremesa, pero nos echa para atrás pagar esos 9,99€ siendo el mismo juego que podemos conseguir de manera gratuita en nuestro dispositivo móvil, el cual es el más indicado para jugar, al ser una interfaz táctil.

No obstante, el poder ejecutar el juego en un segundo plano, es algo que nos ha sorprendido mucho, ya que, puede sernos de gran ayuda en los ratos muertos que tengamos, mientras esperamos a que empiecen las partidas de otros juegos Online.

Y vosotros ¿Estáis preparados para ser Dios?

*Gracias a Xbox por habernos proporcionado el material para la review.

6

Lo Mejor

  • Simple y Adictivo.
  • Pone a prueba tus conocimientos.
  • El modo Torneo contra otros jugadores.
  • Poder ejecutarlo en segundo plano.

Lo Peor

  • Repetitivo.
  • No hay penalizaciones al fracasar en una misión.
  • Hay que recurrir demasiado a las pistas.
  • El precio.
6 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
6 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Mark

En XBOX desde que nació la marca y se abrió un hueco en el mundo de las consolas. Enamorado de los videojuegos y la tecnología. Aprendiz de todo, maestro de nada.

Deja una respuesta

Análisis Doodle God: Ultimate Edition

por Mark tiempo de lectura: 6 min
0