Análisis de The Walking Zombie 2



Muertos vivientes, infectados, cadáveres andantes, devoradores de cerebros… Desde hace unos cuantos años, la literatura, el cine y los videojuegos han encontrado un filón en esta temática. La carne de zombi vale su peso en oro, pues no son pocas las propuestas que han acumulado varios éxitos y que han arrasado en medio mundo.

Es más, el género zombi no solamente se ha convertido en mercancía de consumo masivo, sino que, inesperadamente, también ha llegado a ser un producto sumamente respetado. Y aunque todavía no existe un consenso sobre cómo podemos definir a los zombis, existen dos líneas más definidas. Por un lado, tenemos los zombis “clásicos”, que son lentos, han revivido de la muerte, comen cerebros y tienen poca inteligencia. En cambio, los zombis “rápidos”, que se juntan en hordas, buscan comer carne humana y han infectado a todo el mundo.

Lo que está claro es que el fenómeno zombi no es algo de nicho, sino una plaga imparable de proporciones bíblicas. Por ende, no es de extrañar que juegos como The Walking Zombie 2, de ALDA GAMES, S.R.O., sacien su hambre alimentándose de otros seres vivos por medio de un desarrollo de supervivencia y acción en primera persona con una historia de fondo.


Apartado técnico

Uno de los estilos contemporáneos más atractivos dentro de los videojuegos es el low poly, una técnica que brinda acabados realmente atractivos a pesar de su aparente simpleza en la que los objetos son aparentemente muy sencillos y son creados con polígonos muy marcados. Si bien, es algo que requiere de un alto grado de creatividad, ya que es necesario transformar composiciones complejas con el mínimo de recursos: el poder de lo simple.

The Walking Zombie 2 parte de esta abstracción de la forma para crear un mundo devastado compuesto de polígonos sin texturas que no sólo le da mucho carisma, sino que además hace que funcione razonablemente bien en la consola de Microsoft y también en cualquier equipo al uso. Empero, se ve que es un título experimental con cosas por pulir y otras que no están demasiado desarrolladas, dado que emplea varios trucos técnicos como la niebla, y no tanto por su factor ambiental y narrativo, sino por la necesidad de oscurecer los objetos en la distancia a medida que nos acercamos.


Jugabilidad

La eclosión de la figura zombi en el videojuego nos permite vislumbrar nuevas facetas del medio. Son seres irracionales y existen, exclusivamente, en relación a la violencia. Y los escenarios donde se lleva a cabo la acción de la partida también guardan una profunda relación como lugares desinhibidos de cualquier límite o freno más allá de las propias leyes de la física. De la misma manera, la profusión de la sangre y la violencia donde la diana es el zombi, nos hablan de las limitaciones de la representación de dicha violencia.

Cada disparo transmite violencia y poder a la perfección - ¡Comparte!    

A través de una vista en primera persona, The Walking Zombie 2 celebra la violencia ejercida y trata de mostrarla como una consecuencia más de la alineación del ser humano en una sociedad que se ha destruido a sí misma. La satiriza hasta límites insospechados y la muestra en todo su esplendor. Asimismo, no nos carga con reflexiones éticas o morales sobre nuestros actos ni nos muestra imágenes de las consecuencias de nuestros disparos, al fin y al cabo, es “solo” un videojuego en el que desatamos toda nuestra violencia sobre los enemigos virtuales.

En definitiva, el zombi permite representar la ultra violencia sin miedo a la polémica y esto es posible gracias, precisamente, a esa deshumanización. Y en el juego que nos ocupa, que se desarrolla por medio de una estructura dividida en capítulos, deambulamos a lo largo de varios escenarios sin un motivo de peso, casi irracional, más que el de aceptar varios encargos consistentes en limpiar zonas rurales con el fin de poder trabajar de forma más tranquila y así sumar puntos de experiencia. Y pese a esta monotonía, la propuesta que nos ocupa se las apaña para que la importancia del peso y el sonido de las armas esté bastante conseguido. No es DOOM Eternal, ni muchísimo menos, pero al menos da la sensación de cada disparo es ridículamente rápido, violento y que nos hace sentir imparable.


Duración

Con el paso de los años, ha habido muchas cosas que han cambiado en la industria del videojuego. Por ejemplo, las compañías buscan otras maneras de hacer dinero con sus proyectos, tomando prácticas que ya se llevan a cabo en juegos para dispositivos móviles. La principal son los micropagos, compras dentro del juego que nos dan una serie de ventajas o simplemente elementos cosméticos.

El problema llega cuando se le da prioridad a las microtransacciones sobre el tiempo de partida que hemos invertido, favoreciendo que aquellos que paguen obtengan más rápido los beneficios que los que no lo hacen. Por desgracia, The Walking Zombie 2 pone de manifiesto un sistema que a veces puede resultar excesivamente arduo e intrusivo para el jugador tradicional, sumando decenas de horas adicionales para vislumbrar el final de la aventura.

Y si a eso le sumamos el hecho de que todos los objetos que necesitamos comprar para sobrevivir cuestan una cantidad enorme de dinero dentro del juego, algo que se gana muy lentamente (a menos que tengamos la tentación de gastar dinero real), puede convertirse prácticamente en un clavo en el ataúd.


Conclusión

Por muchos es sabido que los videojuegos de zombis han logrado mantener su atractivo durante muchos años seguidos, aunque también se puede decir que tras una pequeña pérdida de popularidad durante la última década han logrado resurgir de entre los muertos con más fuerza que nunca, con multitud de propuestas en todas las plataformas que existen. Sin embargo, no todos tienen la misma calidad y tampoco resultan imprescindibles, y The Walking Zombie 2, a pesar de que es una propuesta más que correcta que apuesta por la acción frenética en primera persona, tampoco consigue encontrar su lugar dentro de esta sociedad zombificada.

*Agradecemos a ALDA GAMES, S.R.O. el material proporcionado para poder realizar este análisis.

7
CORRECTO

Lo Mejor

  • Jugablemente es satisfactorio y el uso de las armas está conseguido.
  • No se toma nada en serio a sí mismo.

Lo Peor

  • Ineficaz y desequilibrado sistema de progresión mediante microtransacciones.
  • El uso de la niebla para ocultar las limitaciones de los escenarios.
6.5 Apartado Técnico
6.5 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alejandro Serrador

Jugador empedernido que descendió a los infiernos en pos de enfrentarse a sus demonios internos. Una experiencia que, a su vez, me llevó a redactar todo tipo de escritos.

Deja una respuesta