Análisis de Surviving the Aftermath



Si hay un tema recurrente en el mundo de los videojuegos, este es sin lugar a duda el fin del mundo tal y como lo conocemos a causa de algún tipo de desastre, ya sea natural o ocasionado por el ser humano. Son muchos los juegos de diferentes géneros que cogen esta premisa para contarnos su historia, y aunque puede parecer que ya está algo tronada, aún podemos encontrarnos títulos realmente interesantes que utilizan esta un futuro apocalíptico como base.

Es el caso de Surviving the Aftermath, título que combina elementos de construcción y gestión de ciudades con toques de RPG clásico y qué, tras estar disponible en versión Early Access, finalmente podemos disfrutar de la versión final de este interesante juego desarrollado por Iceflake Studios y editado por Paradox Interactive.

En Surviving the Aftermath deberemos construir y gestionar nuestro asentamiento en un mundo completamente devastado y en el que además de tener que combatir con la escasez de materiales y recursos, también deberemos hacerlos contra aquéllos que han decidido sobrevivir aprovechándose del esfuerzo de otros. Y es que la vida en futuro postapocalíptico de Survivng the Aftermath es de todo, menos sencilla; así que equípate y prepárate, porque nos vamos a sumergir en el caos y en la destrucción de una Tierra totalmente devastada.


Apartado técnico

Probablemente sea el apartado dónde peor parado queda Surviving the Aftermath. El juego en general tiene una calidad gráfica bastante pobre en su versión de consolas, con un nivel de detalle ínfimo y graves problemas con las texturas, sobre todo en lo que a vegetación se refiere. Los diseños tanto de los edificios como los colonos son muy simples, y los diseños de los especialistas, poco o nada tendrán que ver con sus retratos.

Pero a pesar de que, gráficamente hablando el título deja bastante que desear, compensa estas carencias con otras bondades, como unos controles adaptados a mandos muy sencillos de comprender, algo difícil de encontrar en los títulos de este género que aterrizan en consolas. Otro de los grandes puntos a favor de este título es que llega con textos y menús totalmente traducidos al español, algo que realmente es de agradecer para ser capaces de comprender a la perfección el mundo en el que nos sitúa Surviving the Aftermath.

No podría cerrar este apartado sin hacer mención a la banda sonora del título, una banda sonora que pasa sin pena ni gloria pero que cumple su función acompañándonos durante nuestra aventura.


Jugabilidad

Lo primero que debo hacer en este aspecto es dar la enhorabuena a Iceflaske Studios por el increíble trabajo realizado para que todos nosotros podamos disfrutar de la experiencia que nos propone Surviving the Aftermath. Y es que pocos títulos encontraremos que nos brinden más opciones de configuración antes de comenzar una partida que Surviving the Aftermath, y todas estas configuraciones tendrán un impacto directo en la dificultad de nuestra aventura.

Antes de empezar nuestra partida podremos escoger entre una gran cantidad de opciones que determinarán la dificultad final de nuestra partida. Podremos escoger si queremos reconstruir nuestra civilización sin muchos altibajos tras haber pasado la peor parte del apocalipsis en el que apenas encontraremos catástrofes naturales; o por el contrario, preferimos enfrentarnos al reto de tratar de crear una ciudad en mitad del fin del mundo, con catástrofes frecuentes, una tierra estéril y prácticamente sin recursos.

Ten general, podremos crear a medida nuestra propia experiencia postapocalíptica, incluso podremos escoger la ideología sobre la que se fundamentará nuestra próxima colonia. Una vez escogidas todas las opciones, seleccionados nuestros especialistas iniciales y creado el nombre, bandera y lema de nuestra colonia, nos toca ponernos manos a la obra. El primer paso es que nuestro Colonizador construya el Lugar de Acampada y dispare la bengala para alertar a los posibles supervivientes que haya en la zona; una vez el resto del grupo llego a lo que será nuestro nuevo hogar, será la hora de comenzar las primeras construcciones.

Como os podréis imaginar la vida en el apocalipsis es de todo menos sencilla, por ello, deberemos estar constantemente pendientes de nuestros colonos y de cubrir todas sus necesidades básicas, desde asegurarles el acceso a refugio, agua y comida hasta crearles letrinas para que puedan hacer sus necesidades, deberemos encargarnos absolutamente de todo. Tras haber asegurado unas necesidades básicas, nuestro siguiente paso será poner a nuestros colonos a trabajar recolectando los diferentes recursos que necesitaremos.

Encontrar y recolectar recursos será indispensable para el buen funcionamiento de nuestra colonia, sin embargo, estos escasean y son difíciles de encontrar, y ya os puedo asegurar que la escasez de recursos será la tónica general del juego. Para poder abastecer a nuestra colonia de los recursos necesarios que no se encuentran a nuestro alcance, dispondremos de la ayuda de los Especialistas. Estos Especialistas son personajes especiales que podremos enviar a explorar el mundo en busca de diferentes recursos y de otros supervivientes.

Y es que no somos los únicos supervivientes que tratan de llevar una nueva vida en este desolado mundo, a lo largo de nuestro viaje nos encontraremos con diferentes asentamientos con quienes, si conseguimos establecer buenos vínculos, podremos negociar y asegurarnos el flujo de recursos. Pero como os podréis imaginar, no todos los supervivientes nos verán con buenos ojos, y muchos de ellos tratarán de robarnos lo que con tanto sudor hemos conseguido.

Es en este punto dónde se introduce el sistema de combate, sistema qué, a mi parecer, cumple una función más anecdótica que real ya que es tremendamente simple y se basa principalmente en quién más unidades tenga, ganará el combate. Encontraremos pequeñas variaciones en los resultados del combate dependiendo quién luche; si por ejemplo nuestra base es atacada en un momento en el que tenemos un Científico y un Explorador en la base, estos personajes sufrirán más daños y tardarán más en vencer a la amenaza, pero eventualmente, vencerán.

Además de tener que enfrentarnos a un suelo radioactivo y a bandas de saqueadores, también deberemos plantar a cara las diversas adversidades que trae este nuevo mundo, como pandemias, tormentas magnéticas, lluvias de meteoritos, olas de calor o lluvias radioactivas entre otras catástrofes. Por ello, será indispensable que estemos preparados para toda clase de contratiempos, asegurándonos de cubrir todas sus necesidades para evitar que enfermen y construir lugares para tratar a los que caerán enfermos, que ya os puedo adelantar, serán muchos.

A medida que vaya pasando el tiempo irán sucediendo diferentes eventos en nuestra colonia en los que tendremos que tomar partido. Estos eventos son aleatorios y pueden ofrecernos bonificaciones o penalizaciones dependiendo de la opción escogida, ya sea ganar recursos, puntos de investigación o nuevos colonos, o contraer una plaga, reducir la felicidad de tus colonos o crear altercados que reduzcan tus suministros.


Duración

La duración de este título depende muchísimo de cada uno de nosotros y del tiempo que queramos dedicarle a completar la “misión principal”, además, gracias a su gran número de diferentes configuraciones de dificultad, es un juego con una gran rejugabilidad del que podremos disfrutar de diferentes vueltas totalmente diferentes gracias a la generación procedural de sus mapas.

La duración es otro de los puntos positivos de Surviving the Aftermath, y es que este es uno de esos títulos que son auténticos devoradores de horas, es uno de esos juegos en los que sabes cuándo empiezas a jugar, pero no cuándo vas a acabar, porque lo que era entrar 15 minutos para crear un nuevo depósito de recursos, se acaba convirtiendo en un viaje por encontrar la mejor localización para enviar un Colonizador y crear un nuevo asentamiento.


Conclusión

Surviving the Aftermath es un juego de construcción y gestión con algunos elementos de RPG que funcionan con más o menos éxito, pero que en conjunto crean un juego realmente divertido, y sobre todo, adictivo; y es que como he dicho antes, sabes cuándo empiezas a jugar pero no cuándo acabas. Hay ciertos elementos como los gráficos y el combate que podrían ser mucho mejores, pero que se compensan con una jugabilidad muy adictiva, una enorme variedad de construcciones disponibles y un amplío árbol de tecnologías que investigar.

Además, el título cuenta con un modo foto, algo que para mi a día de hoy debería incorporar todos los títulos; y aunque el modo foto es bastante sencillo, no evitará que hagamos múltiples capturas de nuestro asentamiento y sus habitantes durante su día a día.

Este análisis ha sido realizado en una Xbox Series X.

Podréis encontrar Surviving the Aftermath disponible en la Microsoft Store a un precio de 29,99€.

7.7
BUENO

Lo Mejor

  • Jugabilidad adictiva
  • Gran variedad de construcciones
  • Muchísimas opciones para configurar nuestra partida.

Lo Peor

  • Gráficamente pobre.
  • Sistema de combate desfasado.
6.5 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
8.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
ABreaker1477

Spartan frustrado y fiel servidor de YorHa que, cuando no está trabajando, está escribiendo o retransmitiendo en Twitch.

Deja una respuesta