Análisis de Rover Mechanic Simulator



Los videojuegos son una opción idónea para vivir nuevas experiencias sin necesidad de salir de casa. De esta manera, es posible vivir historias fantásticas, de ciencia ficción e incluso algo más realistas por medio de propuestas que tratan de emular situaciones de nuestra vida cotidiana. A este respecto, esta última denominación ha ido ganando popularidad con el paso de los años, pese a tratarse de un género algo atípico. Tanto es así que basta la coletilla “Simulator” para que salgan nombres como Goat Simulator e incluso sagas algo más veteranas como Farming Simulator y así despertar la curiosidad de niños y adultos.

Ideal para los más Geeks - ¡Comparte!    

En esta ocasión, nos obligan a no poner los pies sobre la Tierra, aunque el terreno es más o menos sólido. Porque Rover Mechanic Simulator nos recuerda mirar arriba, a las estrellas, y no abajo a nuestros pies, intentando encontrar un sentido a lo que estamos haciendo. No, no vamos a convertirnos en astronautas, pero sí llevar a cabo distintas tareas de montaje y desmontaje mecánico en el rango submilimétrico, realizadas desde el espacio exterior, concretamente, en una de las primeras colonias marcianas. ¿Con qué fin? Para que el resto de la tripulación pueda recoger información detallada sobre la estructura de Marte.


Apartado técnico

Rover Mechanic Simulator se juega en una perspectiva en primera persona y esto ayuda a la hora de examinar las máquinas. Esta visión tan cercana permite resaltar el estado de cada componente y facilitando la identificación del problema con el que estamos lidiando. En otras palabras, la atención al detalle de las piezas, incluso de las más pequeñas, no tiene desperdicio alguno, apostando por una apariencia fotorrealista. Por ende, el concepto de bloque se diluye para dar lugar a una división que favorece la sensación de realidad y que atrae a todas esas personas que son amantes de la tecnología.

Y aunque el juego se ve afectado por algunos problemas de rendimiento así como de texturas, este nos enseña a jugar con otros ritmos y objetivos algo más distendidos. Es una forma pausada de deleite videolúdico que pone de manifiesto cierta pasión por estos vehículos astronómicos.


Jugabilidad

Desde la década de los 70, científicos de todo el mundo han estado enviando naves espaciales a Marte y todas ellas tienen diferentes especialidades. Por ejemplo, un tipo, llamado órbita, orbita el planeta rojo, tomando fotos mientras hace zoom alrededor del mismo. Otras naves espaciales, llamadas landers, generan fotos e información desde sus puntos de aterrizaje en la superficie de Marte.

Tecnología de la NASA a solo un botón de distancia - ¡Comparte!    

Los rover, por su parte, son vehículos de exploración espacial que están especialmente concebidos para desplazarse por superficies muy distintas a las de la Tierra, como otros planetas. De esta forma, estos aterrizan en el planeta de rigor y se desplazan alrededor de diversas áreas, estudiando los distintos productos químicos de un montón de diferentes tipos de rocas. Todo eso mientras soportan altos niveles de aceleración, temperaturas altas y bajas, la presión, la arena, la corrosión, los rayos cósmicos, manteniéndose en buen estado sin reparaciones durante el periodo de tiempo para el que fue diseñada su misión.

En otras palabras, la falta de atmósfera en el espacio hace que quedemos expuestos a su naturaleza destructiva. Algunos riesgos son más o menos asumibles, sí, pero los problemas de ingeniería son los que aguardan una pronta resolución. Ahí es donde entramos nosotros, pues nuestras principales tareas como mecánicos espaciales incluyen la reparación y mantenimiento de los rovers de Marte. Afortunadamente, nuestro taller está repleto de maquinaria, desde impresoras 3D y trituradoras hasta enormes bancos de trabajo que nos permiten examinar los diferentes componentes de los rovers con el fin de realizar las reparaciones pertinentes.

Astronautas mecánicos de la estación espacial

A través de una vista en primera persona, Rover Mechanic Simulator propone un desarrollo bastante rutinario dentro de un marco relativamente restrictivo, dados los elementos intrínsecos en esto de los simuladores. Elegimos las misiones que hay disponibles, seleccionamos la dificultad y nos ponemos manos a la obra. Cada tarea comienza con el traslado de una caja con una grúa. Y una vez desembalado el rover, tendremos que buscar la raíz del problema, soldando las piezas pertinentes, inspeccionando los daños y limpiando los diversos componentes.

Es posible que las misiones se vayan haciendo más y más desafiantes, pero la esencia se mantiene a lo largo de las mismas, mostrando una actitud en la que todo se resuelve mediante la pulsación de un solo botón, facilitando las tareas más complejas.


Duración

Marte es el segundo planeta más cercano al nuestro después de Venus, pero la distancia cambia constantemente, por lo que también lo hace el tiempo de cada viaje, además de otros factores. Pero al final, todo trayecto espacial que se precie hacia otros planetas y satélites presenta grandes retos que superar; desafíos tecnológicos tales como el desarrollo de sistemas de propulsión veloces y seguros, que permitan recorrer grandes distancias en un tiempo determinado. Lo que está claro es que las múltiples interacciones con el espacio exterior no es algo que se lleve a cabo en unas pocas horas y de eso sabe mucho Rover Mechanic Simulator.

Porque llegar al final de la aventura en el título desarrollado por la gente de Pyramid Games no nos llevará más de ocho horas. Ahora bien, si queremos realizar todo el contenido extra y maximizar todas nuestras habilidades como mecánicos espaciales a partir de toda la experiencia que vamos ganando, esta cifra puede duplicarse fácilmente en torno a las 16 horas.


Conclusión

El mantenimiento y las reparaciones preventivas son actividades intrínsecamente sostenibles. Esto en realidad aplica no sólo al ámbito industrial, sino también en muchos otros en los que es apremiante el uso de los utensilios y recursos ante cualquier fallo, error o descompostura. Y eso, más allá del planeta Tierra, se magnifica hasta límites insospechados. Rover Mechanic Simulator reivindica la importancia de no dejar pasar el tiempo y atender lo más pronto posible todos aquellos equipos y sistemas que expresen anomalías, con el fin de mantenerlos funcionales para ser maniobrados cuando sean requeridos en el planeta rojo.

*Agradecemos a Ultimate Games el material proporcionado para poder realizar este análisis.

7.2
NOTABLE

Lo Mejor

  • La enorme atención al detalle de cada uno de los componentes.
  • La propuesta en sí misma es bastante original.
  • Un ritmo pausado y distendido.

Lo Peor

  • Las tareas y objetivos son muy similares entre sí.
  • Algunos problemas de rendimiento.
8 Apartado Técnico
6.5 Jugabilidad
7 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alejandro Serrador

Jugador empedernido que descendió a los infiernos en pos de enfrentarse a sus demonios internos. Una experiencia que, a su vez, me llevó a redactar todo tipo de escritos.

Deja una respuesta