Análisis de Onimusha: Warlords


Mientras Capcom se decide por traer de vuelta o no la saga Onimusha, nos permite revivir con esta adaptación de Onimusha: Warlords del 2001 uno de los mejores juegos que ha tenido esta veterana saga. Capcom anunció hace un par de años que trabajaría en la adaptación de juegos antiguos de la compañía para las nuevas consolas, tal y como hemos visto con las adaptaciones de Resident Evil 1, Resident Evil 0 o el inminente Resident Evil 2.

La realidad es que Capcom no ha puesto el mismo empeño en adaptar unos y otros, ya que Onimusha Warlords conserva todos los ingredientes que lo convierten en un enorme juego, pero su apartado gráfico y técnico pese a tener un pequeño lavado de cara y gozar de unos escenarios pre-renderizados de la época con un nivel de detalle brutal, se ha quedado en una mero «port» con más resolución y funcionando a 60 imágenes por segundo. Sin duda es un punto un poco decepcionante viendo que este juego también podría haberse adaptado al nivel de los visto en el remake de Resident Evil 1 y subir unos cuantos peldaños en el apartado técnico lo que nos habría dado un juego mucho más redondo. 

Este primer párrafo no trata de desmerecer lo más mínimo la calidad del juego, ya que de por sí con el pequeño lavado de cara, la adaptación del control y la calidad que atesora el juego en sí, lo convierten en un juego que debería jugar cualquier persona que le guste la saga Onimusha y que no habían tenido la oportunidad de probar esta entrega. Onimusha Warlords sigue la senda con la que Capcom cautivo a millones de fans alrededor del mundo con sagas como Resident Evil, Dino Crisis o el propio Onimusha, aunque esperamos que esta prueba de fuego sirva para que la compañía japonesa ponga su foco en recuperar una de esta última conservando los esquemas que hemos visto con los recientes trabajos en los Resident Evil clásicos.

Apartado técnico

Lo primero que tenemos que tener en cuenta con Onimusha: Warlords es que estamos delante de un juego que fue lanzado en el año 2001. La adaptación que ha realizado Capcom es una adaptación sin demasiadas florituras, por lo que muchas cosas no destacan como deberían al haber porteado el juego simplemente con una subida de resolución y una pequeña adaptación en las escenas a formato 16:9. Como comento son ligeras mejoras que hacen que el juego gracias a su excelente diseño de escenarios pre-renderizados luzca por momentos muy bien, pero en algunos momentos se notan las carencias y algunas cosas que «cantan» por la borrosidad o por la pérdida de definición.

Onimusha: Warlords

El juego como no podía ser de otra manera se mueve a 60 imágenes por segundo en todo momento, lo que nos proporciona junto al nuevo control analógico una «nueva» forma de jugar que hacen que Onimusha: Warlords sea actualmente un juego que se puede disfrutar perfectamente.

El «pero» de este juego reside principalmente en que es tan bello de por sí, que solamente imaginar que Capcom hubiera trabajado en el de la misma manera que lo ha hecho como hemos comentado en la introducción de este análisis en lo visto en Resident Evil 1 o Resident Evil 2, estaríamos delante de un juego de notable alto, porque todo lo demás lo tiene y lo conserva tras 16 años de su lanzamiento.


Jugabilidad

Onimusha: Warlords conserva las mecánicas marca de la casa que nos hicieron enamorarnos de Capcom a comienzos de siglo. Quienes no tengan fresco está entrega o quienes no lo hayan jugado nunca seguramente conforme se pongan a los mandos del juego (más aún si han jugado a un Resident Evil clásico o Dino Crisis) sentirán con que mimo está realizado el juego y lo bien que funciona actualmente pese a los años. Capcom solamente ha mejorado el juego en cosas sutiles, aunque una muy importante como es el añadir control analógico con la que poder movernos por los geniales escenarios del juego de manera totalmente libre. Sin duda el cambio de control es el punto esencial para disfrutar del juego actualmente y lo primero que destacaremos tras los primeros minutos del juego.

Onimusha: Warlords

Para quien no conozca la saga o no conozca este juego en cuestión, debéis saber que estamos delante de un juego de combates principalmente con espadas, aunque también podremos usar arcos, Kunais o cuchillos (usaremos dos personajes durante la aventura con diferentes armas). Imaginad como podría ser Dark Souls en 2001 y tendrías, salvando las distancias muchas de esas cosas en Onimusha, como parar golpes de los adversarios con un botón, realizar contras, recuperar almas y algunas otras similitudes con lo que actualmente es la saga de From Software. Tendremos que avanzar con escenarios entrelazados entre si resolviendo puzzles, combatiendo contra enemigos gigantes y mejorando nuestras Katanas y orbes con las almas que recuperamos de nuestros enemigos. Para poder avanzar en el juego será obligatorio superar trampas, rompecabezas cooperativos, combates duros y volver a recorrer estancias del mapa para recuperar objetos que necesitamos par avanzar. 

Onimusha: Warlords

Las mecánicas que propone el juego son muy buenas y divertidas y no te da la sensación de estar jugando a un juego desfasado, ya que de por si es un juego que atesora calidad desde el primer minuto, desde su historia en la que encarnamos al samurai Samanosuke Akechi en la misión de rescatar a la princesa Yuki que ha sido secuestrada por hordas de demonios que asolan el castillo de Inabayama. La historia es simple pero efectiva, suficiente para mantenerte constantemente enganchado a la pantalla y disfrutar de sus escenarios y de muchos momentos que actualmente te siguen levantando una sonrisa tras el paso de los años.


Duración

Terminar Onimusha: Warlords nos puede llevar más o menos unas 7 horas de duración en dificultad normal, todo dependerá de lo que tardemos en resolver algunos de sus puzzles y las veces que podamos morir en algunos combates. En sí quizá uno de los mayores problemas del juego es que es «corto». Ya en su momento fue una de las críticas alrededor del juego hacían referencia a su duración, podéis encontrar en la red algunos speedruns en los que se terminan el juego en muy poco tiempo, pero claro, ésta no sería su duración normal. Si decidís pasaros el juego sin utilizar guías y siguiendo un desarrollo normal, explorando, mejorando y resolviendo todos los puzzles, podréis superar las 7 horas de juego.


Conclusión

La introducción de este análisis podría ser perfectamente una conclusión. Onimusha: Warlords es un juego muy bueno, un juego que conserva todas aquellas cosas que hicieron grande a Capcom en una de sus mejores épocas y que espero a título personal que este lanzamiento sirva para que la compañía japonesa piense en resucitar una saga que aún tendría muchas cosas que decir.

Onimusha: Warlords

Como adaptación al juego se le debería exigir un poco más, cumple con los mínimos; una subida de resolución, un control actualizado y un precio reducido de 20€, así que tiene varios ingredientes que lo convierten en una perfecta adquisición para todos aquellos que lo quieran vivir por primera vez o que estén interesados en revivir la experiencia.

*Gracias a Koch Media por habernos proporcionado el material necesario para la review.

7.8
NOTABLE

Lo Mejor

  • El nuevo control rejuvenece el juego.
  • Formula clásica Resident Evil en una ambientación feudal.
  • Puzzles y combates a partes iguales.
  • Genial ambientación.

Lo Peor

  • No haber mejorado un poco más el apartado técnico.
  • Que la saga este en el "olvido" por parte de Capcom.
6.5 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
Adrian

Fundador de SoloXboxOne y Generación Xbox.