Análisis de Football Manager 2022 Xbox Edition



La saga Football Manager ha sido siempre una de mis sagas predilectas. De esos juegos con los que puedo estar horas y horas, como si el tiempo no pasase. No era raro encontrarme en mi juventud a altas horas de la mañana escudriñando el mercado de fichajes en búsqueda de una oportunidad de oro o convenciendo a un crack de venirse libre a mi equipo. No en vano, la saga de Sport Interactive es considerada como una de las mejores sagas deportivas y el rey de la gestión deportiva. Y desde el año pasado también está disponible en Xbox y no sólo en PC.

El rey de la gestión deportiva - ¡Comparte!    

Además, Football Manager 2022 llegaba con sorpresa bajo el brazo: se incluía directamente en Xbox Game Pass, en todas sus versiones, desde el día de su lanzamiento. Una oportunidad de oro para probar el título desde el pitido inicial y sobre todo de descubrir que tal el port a consolas y que le diferenciaba con respecto a la de PC.

De este modo, nos ponemos un año más el chándal de entrenador, cogemos nuestra libreta de tácticas y jugadas ensayadas y nos disponemos a alcanzar nuestros sueños con el club de nuestra vida.


Apartado técnico

Lo primero que tenemos que tener claro es que Football Manager 2022, como ha sido costumbre a lo largo de la saga, no es un título que haga alarde de un potencial gráfico impresionante. No lo necesita ni es necesario para la experiencia de juego que ofrece. En cambio, si es vital que tenga un buen rendimiento y, sobre todo, tenga tiempos de carga lo más rápidos posibles. Es cierto que este punto depende del número de ligas que carguemos (limitado a 5 en Xbox One), pero aún con eso el nivel es bastante bueno.

El avance entre días y semanas es lo bastante rápido como para que no tengamos la tentación de mirar el móvil o buscar otra cosa que hacer. Además, en Xbox Series X, consola en la que hemos jugado, tenemos el bonus de poder seleccionar más ligar sin que se reduzca la velocidad de carga. Con todo ello, la experiencia es muy fluida y rápida, más que en PC, aunque, como veremos en jugabilidad, a costa de perder alguna funcionalidad.

Por otro lado, el título llega perfectamente optimizado, con opciones de nueva generación y os ya mencionados mínimos tiempos de carga. Los partidos se ven bien, con el estilo clásico de la saga, sin hacer alarde de unos gráficos escandalosos, pero son resultones. Además, los menús tienen una buen estética y presentan la información bien organizada.


Jugabilidad

Entrando en el terreno de juego, queremos hacer dos divisiones: como han adaptado los controles al mando de Xbox y cómo se juega y que novedades trae la edición de este año. Sobre lo primero, la experiencia con mando es bastante gratificante. Han sabido adaptar bien los controles y hacerlo accesible asignando las acciones más comunes a una serie de botones por defecto. Es cierto que si estás acostumbrado a jugar con teclado y ratón puede costarte al principio, pero no es algo que sea engorroso o difícil de usar.

Hablando de teclado y ratón, para lo más puristas de la franquicia o aquellos que no se adapten al mando, Football Manager 2022 cuenta con soporte para teclado y ratón tanto en Xbox Series como en Xbox One. Para usarlos solo tendremos que conectar los dispositivos a la consola y automáticamente podremos disfrutar del juego con ellos. Ni cambios en configuración ni nada, solo enchufar y jugar.

Entrando en materia, Football Manager 2022 mantiene el bloque y la esencia de la saga en su paso a consolas. Sin embargo, en el camino pierde algunas funcionalidades que, hay que reconocer, agilizan las partidas. De este modo, frente a la propuesta en PC, donde nos encontramos conferencias de previa prepartido y postpartido, así como las charlas con el equipo antes del pitido inicial, en el descanso y en el final, en la versión de consolas no están.

Esto hace que se pierda profundidad en la experiencia pero, por contra, agilidad mucho el ritmo de la partida. De este modo no es raro avanzar dos o tres meses en apenas un par de horas de partida. Así, todo en el juego resulta más dinámico.

En el resto de aspectos (ojeo, entrenamientos, informes, etc) se mantiene la misma rutina. Lo básico está presente, pero se pierden funcionalidades y propuestas novedades que aparecen la versión de PC.

Con todo ello no queremos decir que sea una mala decisión o equivocada, nada más lejos de la realidad. Jugar a Football Manager 2022 Xbox Edition es jugar a FM en esencia pura. La gestión de equipo, fichajes, ojeo y demás elementos del día a día de un club de fútbol siguen estando presentes, sin duda. Sólo que en este caso es diferente a lo que podemos esperar, más ligero y directo a la acción, al día de partido.


Duración

Hablar de duración en un juego deportivo siempre es diferente. Por normal general, títulos como FIFA o NBA 2K suelen ofrecer decenas de horas de entretenimiento, siempre determinadas por el tiempo que quiera dedicar cada jugador. En el caso de Football Manager 2022 esto no es diferentes, aunque si que esta potenciado por si carácter infinito o casi infinito. En especial por la posibilidad de alargar nuestra partida durante decenios o incluso siglos, viendo crecer nuevas generaciones de jugadores.

Por otro lado, siempre tenemos las opciones de empezar nuevos retos o llevar a diferentes equipos hasta la gloria. Y todo ello sin olvidarnos del resto de modos de juego, como el Draft Fantasía o los enfrentamientos online contra amigos. Con todo ello, hablar de Football Manager 2022 es hablar de un título que nos puede dar cientos y cientos de horas de entretenimiento futbolístico.


Conclusión

Con todo esto, Football Manager 2022 Xbox Edition es una versión más lite del de PC. Pierde algunas funcionalidades ya preestablecidas en ordenadores, como las ruedas de prensa o las charlas con el equipo durante el partido. Todo eso queda fuera en pos de un mayor dinamismo y de hacer la experiencia más rápida y directa al grano. ¿Es esto bueno o malo? Per se no, es otra opción más. Pero depende mucho de que tipo de usuario.

Si eres como el que escribe estas líneas, que lleva años jugando a la versión de PC y dedicándole cientos de horas a cada edición, te sabrá a poco y se te quedará muy corto. Es cierto que más allá de las ya mencionadas ausencia, Football Manager 2022 Xbox Edition mantiene toda la esencia de gestión de un equipo. Pero acostumbrados a un ritmo y a una manera de jugar, sabe a poco.

Ahora, si eres un usuario nuevo que nunca habías probado un juego de gestión futbolística, esta edición es ideal. Más accesible, más rápida (en una tarde puedes jugar media temporada con facilidad, incluso más) e intuitiva. Además, si te acostumbras a los controles con mando o conectas un teclado y ratón a la consola, seguramente encuentres un juego con el que pasar horas y horas delante del televisor.

En definitiva, un buen juego que cumple con lo que promete, pero que se quedará corto para aquellos que llevan ya tiempo alcanzando sus sueños en ediciones pasadas en ordenadores.

7.3
BUENO

Lo Mejor

  • Gran rendimiento en Xbox Series, donde podemos cargar más del doble de ligas que en Xbox One.
  • Experiencia rápida y directa al grano.

Lo Peor

  • Pierde funciones ya establecidas en la versión de PC.
  • Menos intuitivo y con menor nivel de profundidad en la gestión.
8 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.